A medida que envejecemos, nuestro cuerpo inevitablemente experimenta distintos cambios físicos relacionados con la edad, estos incluyen reducción de la densidad ósea, reducción de la fuerza muscular, aumento de la grasa corporal, coordinación más deficiente y articulaciones más rígidas.
Es el proceso normal del envejecimiento y puede afectar la movilidad y el equilibrio de las personas mayores, aumentar su probabilidad de caerse y romperse los huesos.
Además, las personas mayores tienen una mayor tendencia a padecer de enfermedades cardíacas, presión arterial alta, accidente cerebrovascular, diabetes, artritis y enfermedades pulmonares como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Esto puede tener un impacto en su vida diaria y reducir su independencia. Por ejemplo, las personas mayores a menudo sienten que no son tan rápidos y firmes como solían ser y encuentran que las escaleras son más difíciles.

El rol de la Fisioterapia y actividades de rehabilitacion
No tenemos que aceptar esto como una parte inevitable del envejecimiento, si bien la fisioterapia no puede detener el envejecimiento, puede ayudar a reducir el impacto que tiene en nuestros cuerpos y nuestras vidas. Los fisioterapeutas están capacitados para identificar los factores físicos y de otro tipo que impiden que las personas sean tan activas e independientes como puedan ser, y luego encuentran formas de superarlos. Esto los coloca en una posición ideal para ayudar a las personas mayores a mantenerse activas, de hecho, se ha demostrado que la fisioterapia mejora muchos de los factores asociados con el envejecimiento, incluidos los niveles de fuerza, equilibrio, coordinación, flexibilidad y dolor. Finalmente, la investigación ha demostrado que la fisioterapia ayuda a los adultos mayores a mantener su salud, bienestar, capacidad funcional e independencia.

Los fisioterapeutas pueden brindar consejos sobre cómo hacer ejercicio de manera segura para que las personas mayores puedan obtener los beneficios del ejercicio. Estudios han demostrado que los adultos mayores que realizan actividad física regularmente obtienen muchos beneficios, incluyendo un mejor equilibrio, fuerza, coordinación, control motor, flexibilidad, resistencia e incluso memoria. El ejercicio físico también contribuye en la reducción del riesgo y el impacto de enfermedades que tienen más probabilidades de afectar a las personas mayores. La investigación también muestra cuán efectivos son los fisioterapeutas para tratar y prevenir problemas en las articulaciones, trastornos del equilibrio, riesgo de caídas, disminución de la fuerza y ​​reducción de la presión arterial alta y la obesidad.

¿Cómo comenzar? Su fisioterapeuta debe realizar una evaluación detallada para determinar las áreas específicas que pueden tener un impacto en usted. Esta evaluación generalmente incluiría observar su fuerza, rango de movimiento, equilibrio y caminar.

Juntos, usted y su fisioterapeuta establecerán objetivos específicos para ayudarlo a abordar las áreas que son difíciles para usted. Luego utilizarán esta información para diseñar un programa a medida.

Las intervenciones de fisioterapia que han demostrado ser efectivas para las personas mayores incluyen programas de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento y actividades de práctica que desafían el equilibrio. También pueden proporcionar equipos como ayudas para caminar para facilitar la vida independiente. En última instancia, trabajarán con usted para garantizar que pueda permanecer lo más independiente posible.